Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 


CUARTA PARTE

LA SENTENCIA

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCIÓN
DISTRITO NACIONAL

AUTO DE NO HA LUGAR Y
PROVIDENCIA CALIFICATIVA

NO. 34-97.

Procesos Nos. 74-75, 81-75 y 75-95.

“EN NOMBRE DE LA REPÚBLICA”

EL LIC. JUAN MIGUEL CASTILLO PANTALEÓN, Juez de Instrucción de la Cuarta Circunscripción del Distrito Nacional, asistido del infrascrito Secretario, ha dictado el siguiente AUTO DE ENVÍO O PROVIDENCIA CALIFICATIVA Y AUTO DE NO HA LUGAR.

VISTAS Y EXAMINADAS: Las piezas que integran el proceso No 75-95 en SOLICITUD DE INVESTIGACIÓN de la muerte del nombrado ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY contra todas las personas que resultaren inculpadas de violar las disposiciones del Código Penal de la República Dominicana y leyes conexas.

VISTO: el auto de Requerimiento Introductivo No.739-95, dictado por el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional en fecha 4 de abril del año 1995.

VISTAS Y EXAMINADAS: Las piezas que integran los procesos números 74-75 y 81-75 a cargo de los nombrados RAFAEL ANTONIO LUNA, DIÓMEDES MERCEDES y MELVIN MAÑÓN ROSSI, inculpados de violar los artículos 295, 296, 297 y 304 del Código Penal de la República Dominicana en perjuicio del nombrado ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY.

VISTO: El Auto de Requerimiento Definitivo dictado por el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional en fecha 3 de abril del año 1997.

ATENDIDO: A que de las investigaciones de lugar llevadas a efecto en el presente proceso, RESULTA: Que en fecha 4 de abril del año 1995 mediante Auto de Requerimiento Introductivo No. 739-95, fue requerido por el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional para que instruyera la sumaria correspondiente a la SOLICITUD DE INVESTIGACIÓN DE LA MUERTE DEL NOMBRADO ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, a cargo de todas las personas que resultaren inculpadas de violar las disposiciones del Código Penal de la República Dominicana y las leyes conexas, hecho ocurrido en la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, en fecha 17 de marzo del año 1975.

ATENDIDO: A que en los archivos de este Juzgado consta que, mediante Autos de Requerimiento Introductivo Números 455 del 8 de abril de 1975, 471, del 10 de abril de 1975 y 455 del 14 de agosto de 1975, el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional apoderó este Juzgado de Instrucción de la Cuarta Circunscripción de los expedientes números 74-75 y 81-75 a cargo de los nombrados RAFAEL ANTONIO LUNA, DIÓMEDES MERCEDES y MELVIN MAÑÓN ROSSI, inculpados de violar los artículos 295, 296, 297, Y 304 del Código Penal de la República Dominicana en perjuicio del nombrado ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, y que tales procesos investigaron los mismos hechos que originan el expediente en SOLICITUD DE INVESTIGACIÓN de la muerte del nombrado ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, por lo que procede ser fusionados y decididos concomitantemente.

RESULTA: Que en fecha 17 de marzo del año 1975 el Departamento de Escuadrón contra Homicidios de la Policía Nacional suscribió la nota informativa No. 125, la cual informa que siendo las 7:40 de ese día tuvieron conocimiento de que al Hospital Militar Dr. Enrique W. Lithgow Ceara había sido llevado un hombre en estado de gravedad presentando heridas de bala, falleciendo al instante; que acto seguido se hicieron acompañar por el médico legista DR. WILSON RODRÍGUEZ quien al examinar el cadáver constató que presenta HERIDA DE BALA CON ORIFICIO DE ENTRADA MEJILLA DERECHA SIN SALIDA Y HERIDA DE BALA ANTEBRAZO IZQUIERDO CON ORIFICIO DE ENTRADA Y SALIDA, MORTAL POR NECESIDAD. El cadáver resultó ser el de quien en vida se llamó LUIS ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, dominicano, mayor de edad, soltero, de 31 años de edad, Cédula 114207, serie 1, residente en la calle Antonio Maceo No. 32 de la ciudad de Sto. Dgo. Esa nota la firma el Primer Teniente P.N. RAFAEL CABRERA RODRÍGUEZ.

RESULTA: Que en fecha 18 de marzo de 1975, mediante oficio número 940, el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional, DR. AUGUSTO CÉSAR CANÓ GONZÁLEZ, dirigió una comunicación al Jefe de la Policía Nacional GENERAL RAFAEL G. GUZMÁN ACOSTA, en la que señala que el señor ORLANDO MARTÍNEZ falleció en el Hospital Militar Enrique Lithgow y que se trasladó allí, realizando todas las diligencias legales y la entrega del cadáver a los familiares.

RESULTA: Que obra en el expediente un Acta Médico Legal suscrita por el DR. WILSON RODRIGUEZ quien certifica que el nombrado LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY presentó “ HERIDA DE BALA CON ORIFICIO DE ENTRADA MEJILLA DERECHA SIN SALIDA Y HERIDA DE BALA CON ORIFICIO DE ENTRADA REGION ANTEBRAQUIAL-POSTERIOR ANTEBRAZO IZQUIERDO Y SALIDA REGION ANTEBRAQUIAL ANTERIOR DEL MISMO ANTEBRAZO, LA PRIMERA MORTAL POR NECESIDAD “ fechada 17 de marzo de 1975, 8:00 p.m.

 RESULTA: Que en fecha 9 de abril de 1975 fue apoderado el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional de una investigación policial acerca de la muerte del periodista ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY hecha por los oficiales CORONEL ROBINSON BREA GARÓ, CORONEL DR. JOSÉ ERNESTO RICOURT REGÚS Y TTE. CORONEL RAUL DARÍO ARISTY CALVO, la cual constaba, según oficio No. 7921 de la misma fecha, de veinticinco (25) anexos, de los cuales sólo fueron apoderados diez (10) al Juzgado de Instrucción y copia de los cuales reposan en el expediente. Que entre las piezas más importantes de que fue privado este Juzgado de Instrucción se encuentran:

“No. 17) Un plano levantado de la zona del recorrido que hizo ORLANDO MARTINEZ dentro del sector del recinto de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, breves minutos antes de su muerte,…”
“No. 23) Una (1) acta levantada de la autopsia practicada al cadáver del occiso ORLANDO MARTINEZ,”
“No. 24) Un (1) croquis de la escena del crimen confeccionado por Técnicos del Departamento Escuadrón Contra Homicidios, P. N.”
“No. 25) Peritaje balístico del proyectil extraído al cadáver de ORLANDO MARTINEZ, mediante autopsia.”

RESULTA: Que, según expresa el apartado c) del informe citado, el cual señala textualmente: “Que comenzadas las indagatorias, atendiendo a memorándum figurado en el anexo 1) y de conformidad con instrucciones del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional a través de esa Jefatura P. N….” el referido magistrado formó parte de las investigaciones en torno a la muerte del periodista ORLANDO MARTÍNEZ.

RESULTA: Que, según expresa el apartado r) del informe citado, “se ha podido determinar mediante la autopsia practicada al cadáver de LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, que el proyectil que se le extrajo de la cabeza, corresponde a un arma de fuego calibre 38, posiblemente la misma con que fue hecho el disparo que le produjo la herida de bala en el antebrazo izquierdo”. Sin embargo, no hay constancia de que tal informe de Autopsia fuera apoderado a este Juzgado de Instrucción.

RESULTA: Que la referida investigación, que consta de treinta y cuatro interrogatorios policiales, culminó con la detención de los nombrados PANCRACIO MELVIN A. MAÑÓN ROSSI, DR. DIÓMEDES S. MERCEDES Y RAFAEL ANTONIO LUNA, en base a declaraciones dadas por el nombrado FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS, (A) PAPIRUCHO, quien expresó entonces que encontrándose en la Cárcel Preventiva del Palacio de la Policía, escuchó una supuesta conversación entre RAFAEL ANTONIO LUNA Y DIÓMEDES MERCEDES en la que alegadamente éstos se incriminaban en la muerte del periodista ORLANDO MARTINEZ.

RESULTA: Que fueron interrogados por este Juzgado de Instrucción, en fecha 8, 22 y 29 de abril, y 14 de mayo del año 1975 los acusados PANCRACIO MELVIN MAÑÓN ROSSI, RAFAEL ANTONIO LUNA y DR. DIÓMEDES MERCEDES, quienes negaron toda participación en los hechos puestos a su cargo, señalando que tal acusación sólo busca encubrir y apoyar a los verdaderos responsables del crimen.

RESULTA: Que en el año 1975 fueron interrogados los señores EMILIA GUZMÁN (A) LILY, LUZ MARÍA MARCHENA DE VICTORIA, ALTAGRACIA VICTORIA DE MAÑÓN, MANUEL RAMÓN MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, LUZ MARÍA BÁRBARA C. ASILIS E. VICTORIA MARCHENA, quienes declaran haber estado en compañía de los inculpados el momento de ocurrido el hecho, por lo que señalan la imposibilidad de la participación de los mismos en el asesinato del periodista ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY.

RESULTA: Que en el año 1975 fue interrogado el militar RAFAEL ERNESTO GUZMÁN, quien informó que mientras se encontraba de servicio de patrulla con al capitán MIGUEL ÁNGEL FERRÉN GÓMEZ, oyó, como a eso de las 7:00 a 7:30 de la noche, por la radio, que mandaban una unidad patrulla a la José Contreras casi esquina Llerenas, donde había un hombre en un carro presumiblemente herido. Que se dirigieron al sitio comprobando el hecho y allí, el capitán le ordenó tomar el volante del carro para así llevarlo al Hospital y no tener que moverlo mucho para que no se desangrara. Que al poco rato de estarle prestando los primeros auxilios, el médico de servicio les dijo que había muerto. Señaló que el vehículo estaba parado a su derecha, con la radio encendida, y la persona herida estaba sentada en el asiento de conducir, con la cabeza inclinada hacia la derecha, un revólver en la mano, la puerta entreabierta y el pie izquierdo afuera.

RESULTA: Que en el año 1975 fue interrogado el Capitán P.N. ÁNGEL FERRÉN GÓMEZ POLANCO, quien corrobora con RAFAEL ERNESTO GUZMÁN, señalando que siendo más o menos las siete de la noche encontraron un carro, de color azul claro, con las luces de parqueo encendidas y la puerta delantera abierta, y dentro, un señor herido de bala, el cuerpo ladeado hacia la derecha del asiento delantero y el pie izquierdo hacia afuera de la puerta, con un revólver de cinco cápsulas calibre 38, cañón corto del sistema que se desgonza, sin disparar, el cual tomó, ordenándole al Sgto. GUZMÁN que lo condujera en el mismo carro al Hospital Militar. Que le siguió detrás en su carro donde entregó al herido a los médicos. Que al poco rato llegó el cuerpo de Investigación del Escuadrón contra Homicidios de la P.N., a quienes entregó el revólver. Que no hizo ninguna investigación adicional porque dicho escuadrón se apoderó del caso tan pronto llegó al Hospital.

RESULTA: Que en el año 1975 fueron interrogados los señores MARÍA DE LOS ANGELES VARGAS CHECO y RAFAEL ARIAS PERDOMO, empleados de “PUBLICACIONES AHORA”, lugar donde laboraba el periodista ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, y éstos coinciden en establecer la hora de salida de éste entre las 6:55 y 7:00 p.m. del día 17 de marzo de 1975 y que el mismo se marchó en su automóvil por la Avenida San Martín hacia el oeste.
RESULTA: Que en el año 1975 fueron interrogados también los señores MANUEL RAFAEL MEYRELES SOLER, ALTAGRACIA CARIDAD SÁNCHEZ DE PERALTA, MANUEL UREÑA, SERGIO MARTÍNEZ HOWLEY, y FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS (A) PAPIRUCHO, pero las declaraciones de éstos no aportan datos de interés para la investigación.
RESULTA: Que en fecha viernes 31 de octubre del año 1975 en información aparecida en las páginas 1 y 2 del periódico vespertino “El Nacional de Ahora” y copia de la cual reposa en el expediente, se consigna que el General NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS confirmó la detención e interrogatorio de varios oficiales relacionados con la muerte del periodista ORLANDO MARTINEZ, entre los que menciona el Mayor F.A.D. JOAQUÍN POU CASTRO, un Cabo F.A.D. de apellido DURÁN, un civil apellidado LLUBERES, así como dos ex miembros de “La Banda”, sin otros datos. Del mismo modo la información acotó “que por lo menos uno confesó su participación en los hechos”.

RESULTA: Que en fecha 8 de marzo del año 1985 fue depositada ante este Juzgado de Instrucción una querella, con constitución en parte civil, por el señor LUIS MARIANO MARTÍNEZ, padre del occiso, en contra de los asesinos de su hijo LUIS ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el señor ARIS NARCISO ISA CONDE, quien expuso a su entender toda la trama, desde su inicial planteamiento, los autores y los actores, los motivos y la forma, que culminó con el asesinato del periodista ORLANDO MARTÍNEZ. Señala que los nombrados ENRIQUE PÉREZ Y PÉREZ, ERNESTO CRUZ BREA, SALVADOR LLUBERES MONTÁS, elaboraron un supuesto plan de eliminación del periodista, en presencia del abogado LUIS RAFAEL ORTEGA OLLER; Que en la ejecución de dicho plan se utilizó al señor VICTOR GOMEZ BERGES para poner en contacto a la víctima con el perpetrador del hecho, quien sería JOAQUÍN POU CASTRO en compañía de FREDDY LLUBERES, FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS Y ABRAHAM DÍAZ (a) EL AVIÓN. Señala además, que en octubre de 1975 se llevó a cabo una investigación policial a resultas de la cual fueron detenidos POU CASTRO, FREDDY LLUBERES y FELIX GONZÁLEZ POLANCO, lo cual fue confirmado por el General NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS en publicación de fecha viernes 31 de octubre del año 1975. Dijo también que los detenidos confesaron su participación y que copia de esos interrogatorios y grabaciones magnetofónicas de los mismos fueron hechas, y que reposan en archivos de la P. N. y las FF.AA.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el señor JOSE ISRAEL CUELLO HERNANDEZ, quien corroboró con lo expuesto por el señor ARIS NARCISO ISA CONDE ante este Juzgado de Instrucción, agregando, entre los supuestos perpetradores, el nombre del Capitán BIENVENIDO CRUZ ACEVEDO. Dijo también que luego de la puesta en retiro de POU CASTRO, el DR. RAMÓN PINA ACEVEDO, en representación de éste argumentó que, al momento de ocurrir los hechos, el señor POU estaba en su casa, y poniendo en duda esta afirmación agregó que este letrado vendía sus “servicios con coartada incluida, porque de esa cena en más de diez años no se había hablado nunca”.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el DR. MARINO VINICIO CASTILLO RODRÍGUEZ, quien señaló que ORLANDO MARTÍNEZ tenía una fijación con la peligrosidad de ERNESTO CRUZ BREA, llegando a escribir que si a él le pasara algo, al menos interrogaran a esta persona. Dijo haberle expresado al periodista la necesidad de llevarle a conocimiento de tales amenazas de muerte al entonces Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas RAMÓN EMILIO JIMÉNEZ HIJO. Que es su apreciación que “la caverna” que ejecutó a ORLANDO MARTÍNEZ, aprovechó el artículo en que éste hacía un desafío muy duro a BALAGUER, y que también aprovechó la ocasión de una polémica muy encendida entre el periodista y el profesor JUAN BOSCH. Agregó que los Generales NIVAR SEIJAS Y RIVERA CAMINERO manifestaron por separado (no al DR. CASTILLO), que nuevos mandos militares interrogaron al Mayor JOAQUÍN POU CASTRO, quien había explicado los hechos como se ordenaron y ejecutaron, y que de tales respuestas se había grabado y entregado copias y transcripciones a personalidades del país, al presidente BALAGUER y al director del LISTÍN DIARIO, Don RAFAEL HERRERA.
 

RESULTA: Que en el año 1987 fueron interrogados el padre y el hermano del occiso, LUIS MARIANO MARTÍNEZ e ING. NILSON MARTÍNEZ quienes afirmaron estar seguros de que la investigación hecha por el General NEIT NIVAR se realizó, ya que éste se los había hecho saber. Refiriendo en parte la teoría elaborada por ARIS NARCISO ISA CONDE y JOSÉ ISRAEL CUELLO. Señaló que en una ocasión se presentó a su casa el padre de VICTOR GÓMEZ BERGÉS, diciéndole a ORLANDO que fuera a su casa y que allí se encontraba un oficial del Ejército Nacional llamado POU CASTRO.
 

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el nombrado NEIT NIVAR BAEZ, hijo del fallecido General NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS, quien afirmó que era cierto que su padre realizó una investigación de la cual hizo grabar varias cintas; que las mismas fueron repartidas a varios amigos y que en la Policía Nacional se conserva una copia. Dijo haberla escuchado un día en que su padre se la reproducía a un amigo en la ciudad de Miami, y acota que cree recordar que en la misma se “implicaba a PÉREZ Y PÉREZ”.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el Contraalmirante retirado M. de G. RAMÓN EMILIO JIMÉNEZ REYES quien admitió que a finales de febrero o principios de marzo del año 1975, concedió una entrevista al fenecido ORLANDO MARTÍNEZ, quien le manifestó había recibido llamadas amenazantes. Dijo haber recomendado al periodista visitar al jefe de la P.N. a fin de ponerlo al tanto y solicitarle escolta policial, a lo que supuestamente respondió que ya había hecho tal visita y que el jefe de la Policía Nacional le había dado un revólver. Dijo que luego de tal conversación no le volvió a ver jamás.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el DR. VICTOR GÓMEZ BERGÉS, quien dijo haberse convertido en gran amigo del periodista ORLANDO MARTÍNEZ, quien en algunas ocasiones fue a su casa manifestándole su preocupación por llamadas amenazantes. Dijo haberle gestionado un servicio policial y un arma, acotando que su amistad con el occiso trascendió hasta los padres de ambos.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el nombrado DR. LUIS RAFAEL ORTEGA OLLER, cuñado del General ® RAMÓN EMILIO JIMÉNEZ REYES, quien negó toda vinculación con el caso o conocimiento del mismo, rechazando la versión dada en ese sentido por el señor NARCISO ISA CONDE.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el General ® ENRIQUE PÉREZ Y PÉREZ, quien negó toda vinculación con el hecho y dijo desconocer todo sobre este crimen.

RESULTA: Que en el año 1987 fue interrogado el General ® F.A.D. SALVADOR LLUBERES MONTÁS, quien admitió que siendo jefe de la Policía Nacional ORLANDO MARTÍNEZ le visitó en su despacho para expresarle temor por su vida. Dijo que el periodista le solicitó un custodia, un arma de fuego y una tarjeta que le autorizara al porte de la misma. Admitió haberle facilitado el arma y la tarjeta, las cuales portaba cuando fue encontrado muerto.
 

RESULTA: Que en el año 1988 fue interrogado el General ® E.N. ERNESTO CRUZ BREA, quien dijo no saber absolutamente nada de este crimen. Admitió que el DR. GÓMEZ BERGÉS le comentó sobre su amistad con ORLANDO MARTÍNEZ y sobre las amenazas de que era objeto, por lo que se le solicitó un arma para el periodista. Dijo haber ordenado que esta arma le fuera entregada al DR. GÓMEZ BERGÉS.

RESULTA: Que en el año 1988 fue interrogado el General ® JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO, quien relató que aproximadamente a las 4:00 p.m. del día en que ocurrieron los hechos, fue a casa del DR. RAMÓN PINA ACEVEDO y que allí se encontró con que se celebraba un cumpleaños familiar. Dijo haberse quedado y que más tarde escuchó un boletín radial sobre la muerte de ORLANDO MARTÍNEZ. Admitió haber sido cuestionado en privado por el general NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS en la P.N., aunque acotó que se le hizo un oferta de cincuenta mil pesos y un ascenso de rango, si acusaba a los generales PÉREZ Y PÉREZ, CRUZ BREA, o alguien de la confianza de éstos.

RESULTA: Que en el año 1988 fue interrogado el DR. RAMÓN PINA ACEVEDO quien dijo que al inicio de la tarde del 17 de marzo del año 1975 llegó el Mayor JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO donde una hermana de su esposa, quien celebraba su cumpleaños. Dijo haber departido con el grupo hasta tarde en la noche.
 

RESULTA: Que, a resultas de los testimonios coincidentes de varios de los interrogados por este Juzgado de Instrucción en los años 1987 y 1988, en el sentido de afirmar la existencia de una investigación policial adicional ordenada en octubre del año 1975 por el entonces Jefe Policial NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS, y producto de la cual se logró el arresto y posterior confesión de los supuestos responsables del hecho, este Juzgado de Instrucción solicitó, mediante comunicaciones numeradas 214-87, 228-87 y 40-88, a la Jefatura de la Policía Nacional, copia de tal investigación; no obteniendo con ello resultado positivo alguno en ese momento.
 

RESULTA: Que, en fecha 13 de marzo de 1995 fue presentada ante este Juzgado de Instrucción una querella con constitución en parte civil firmada por la señora ADRIANA HOWLEY OGANDO VDA. MARTÍNEZ, madre del occiso ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, mediante la cual se ratificó la querella en contra de los sospechosos del asesinato del periodista.

RESULTA: Que mediante introductivo No. 739-95 de fecha 4 de abril del año 1995 dictado por el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional, se apoderó este Juzgado de la INVESTIGACIÓN-SOLICITUD INVESTIGACIÓN MUERTE DE ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY.

RESULTA: Que mediante Auto de fecha 20 de abril del año 1995 depositado en la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo, y cumpliendo con las formalidades de los artículos 371 y 372 del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana, se requirió al entonces Presidente de la República el “testimonio de cuanto sea de su conocimiento sobre el asesinato del señor ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY”, habida cuenta de la afirmación hecha pública por éste en el sentido de poseer tales datos , en la página 333 del libro de su autoría “MEMORIAS DE UN CORTESANO DE LA ERA DE TRUJILLO”, fechado en el año 1988, resultando infructuosa tal pesquisa.

RESULTA: Que en fecha 26 de mayo de 1995 fue interrogado nuevamente el nombrado FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS (A) PAPIRUCHO, quien admitió ante este Juzgado haber sido miembro de la Policía Nacional, con el rango de Raso hasta el año 1980, perteneciendo a la Compañía de Zapadores y prestando servicios en el Palacio de la Policía Nacional.
RESULTA: Que en fecha 12 de septiembre del año 1996, mediante comunicación dirigida a la Procuraduría General de la República por este Juzgado de Instrucción, se requirió la colaboración del Ministerio Público en el sentido de retomar las actuaciones tendentes al esclarecimiento del crimen.

RESULTA: Que en fecha 17 de septiembre del año 1996 la Procuraduría General de la República dirigió a este Juzgado el oficio No. 8833, en el cual exhortaba la continuación de las investigaciones y el traslado a la residencia del DR. JOAQUÍN BALAGUER a los fines de insistir en recabar su testimonio.

RESULTA: Que en fecha 10 de enero del año 1997, este Juzgado de Instrucción realizó el Descenso y Visita Domiciliaria a la calle Máximo Gómez No. 25, de este ciudad, a los fines de obtener el testimonio del DR. JOAQUÍN BALAGUER, diligencia que resultó infructuosa, levantándose acta a tal efecto, copia de la cual reposa en el expediente.

RESULTA: Que mediante comunicaciones dirigidas a los señores NEIT RAFAEL NIVAR BÁEZ y a los sucesores y familiares del señor DON RAFAEL HERRERA, así como a la JEFATURA DE LA POLICÍA NACIONAL, se les solicitó depositar copia de las cintas magnetofónicas y\o transcripciones u otros documentos relativos a la investigación realizada en octubre del año 1975 sobre la muerte del periodista ORLANDO MARTÍNEZ.

RESULTA: Que producto de las pesquisas que este Juzgado de Instrucción viene realizando en los años 1995, 1996 y 1997, se obtuvieron copias fotostáticas de los interrogatorios realizados en octubre y noviembre del año 1975 por el Mayor P.N. Abogado DR. RAFAEL M. PEREZ ACOSTA a los nombrados Mayor E.N. JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART (A)FREDDY, Cabo F.A.D. MARIANO DURÁN, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS Y Sargento Paracaidista F.A.D. EULOGIO CORDERO GERMÁN, nombres que resultaron en parte coincidentes con los reseñados por el general NEIT RAFAEL NIVAR SEIJAS en la crónica periodística del 31 de octubre del 1975, y con algunos de los señalados por informantes interrogados ante este Juzgado de Instrucción en los años 1987 y 1988.

RESULTA: Que en los interrogatorios realizados en fechas 22 y 25 del mes de octubre del año 1975 al Sgto. Paracaidista F.A.D. EULOGIO CORDERO GERMÁN, narró que fue enviado al Departamento del Servicio Secreto de la P.N. junto al cabo F.A.D. MARIANO DURÁN, al mando del Coronel CAONABO REYNOSO ROSARIO, por instrucciones del Coronel M. de G. RAMÓN ABRÉU RODRÍGUEZ (coincidiendo en ésto con el testimonio del Cabo MARIANO DURAN), jefe del J-2 de la Fuerzas Armadas, “porque éramos los muchachos que podía enviar a ese servicio”, acotando que tal servicio no se realizó, pero que el Coronel REYNOSO “tenía que conseguir un carro, y días después nos despachó a nuestra estación de servicio en el J-2”. Agregó que “no hicimos el servicio y además en ningún momento se nos informó que era para darle muerte a ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY. Supongo que si éramos nosotros que estaba (sic) elegidos para cometer ese hecho, el Coronel ABRÉU RODRÍGUEZ, M. de G., tenía que informárselo al Mayor JOAQUÍN POU, E.N., quien en ese entonces pertenecía a la Fuerza Aérea Dominicana y desempeñaba las funciones de segundo en mando en el J-2 y resulta que este último oficial no tenía mucha confianza en nosotros porque en una ocasión no quisimos trabajar con él en Foresta y considero que esa fue la razón de que no realizamos ese servicio”. Agregó que el nombrado FREDDY LLUBERES fue utilizado por el Mayor POU CASTRO y que andaban en el automóvil del primero, el cual describió como un Datsun color azul.

RESULTA : Que en el interrogatorio realizado en fecha 26 del mes de octubre del año 1975 al nombrado RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART (A) FREDDY, relató como el Mayor JOAQUÍN POU CASTRO, dos o tres días antes de la muerte de ORLANDO MARTÍNEZ fue a su casa conduciendo un automóvil marca Datsun color azul oscuro y le dijo que planificarían “darle dos o tres palos a ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, porque éste estaba escribiendo artículos en el periódico, en contra del gobierno”. Acordaron utilizar para tales fines al nombrado LUIS EMILIO DE LA ROSA, quien pertenecía a “la banda”. Relató cómo la tarde de ese mismo día acompañó al Mayor POU a ubicar al periodista, cosa que no lograron, aunque supieron que había comprado un automóvil nuevo. Dijo que el Mayor POU luego estuvo de servicio por lo que “no se pudo hacer el trabajo”. Afirmó que el día 17 de marzo en la mañana cortó dos pedazos de tubo con los que golpearían al periodista y que a las cuatro de la tarde de ese mismo día se presentó a su casa el Mayor POU en su carro, acompañado del Cabo MARIANO DURÁN y junto a LUIS EMILIO DE LA ROSA salieron vestidos de civil hasta una barra situada por los frentes de la Revista Ahora, lugar en donde permanecieron por una hora y pico, comprando una botella de ron mientras esperaban que la víctima saliera de su trabajo. Relató cómo siguieron el automóvil de ORLANDO MARTÍNEZ que al salir de su trabajo transitó por la calle San Martín, girando a la Avenida Tiradentes y que al llegar a la calle Alma Máter giró a la izquierda tomando la calle José Contreras, en dirección este, y que al llegar próximo a la calle Cristóbal de Llerenas interceptaron el vehículo aprovechando para desmontarse junto al Cabo MARIANO DURÁN, y al acercarse al automóvil de la víctima le dijeron “ésto es un asalto”. Acotó que el Cabo DURÁN iba delante y LLUBERES detrás, que al acercarse a la ventanilla del lado derecho el periodista trató de dispararle con un revólver que portaba y es entonces que “el aludido Cabo le disparó, alcanzándolo en la mejilla”, agregando que luego ambos se devolvieron al automóvil conducido por el Mayor POU dejando en el camino a LUIS EMILIO DE LA ROSA.

RESULTA: Que en el interrogatorio realizado en fecha 29 del mes de octubre del año 1975 al Cabo F.A.D. MARIANO DURÁN, relató cómo a las dos de la tarde del 17 de marzo del 1975 el Coronel M. de G. ABRÉU RODRÍGUEZ, le comunicó telefónicamente desde la Oficina Central del J-2 que se trasladara hasta la residencia del Mayor JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO, en la calle 11 No. 36 de Alma Rosa, con instrucciones de ponerse a las órdenes de este oficial (coincidiendo en esto con el testimonio del Mayor POU CASTRO); dijo que al llegar allí el Mayor POU le ordenó montarse en el automóvil de su propiedad, marca Datsun color azul, y que se dirigieron a la calle Sabana Larga, hasta la casa del nombrado FREDDY LLUBERES en donde abordaron el vehículo el nombrado LLUBERES y LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, acotando que todos estaban vestidos de civil. Luego coincidió en cuanto al relato del trayecto, la pausa hecha en una barra, y la manera en que siguieron el vehículo en la ruta indicada, con lo expuesto por RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART (A) FREDDY, agregando los siguientes detalles: Que el Mayor POU chocó con su vehículo el del periodista por la parte trasera, logrando que se detuviera y estacionara a la derecha, que entonces el Mayor POU les ordenó a DURÁN y a LLUBERES “háganlo preso y tráiganlo al carro”. DURÁN hizo un relato coincidente en los demás detalles al del nombrado LLUBERES, acotando que, al día siguiente “llamé por teléfono al Coronel ABRÉU RODRÍGUEZ, M. de G., y éste me contestó que los jefes resolvían ese problema”. Admitió haber realizado un disparo con el revólver marca “Detective”, número F07259, calibre 38. Dijo, igualmente, que en ocasión posterior el Mayor POU se presentó a su casa y le dijo “ya todo está bien, los jefes son responsables”.

RESULTA: Que en el interrogatorio realizado en fecha 30 de octubre del año 1975 al entonces Mayor JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO E.N., relató que el día 8 o 9 de marzo del año 1975 estuvo en la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas en horas de la tarde y trató de ver al Secretario, Contraalmirante M. de G. RAMÓN EMILIO JIMÉNEZ REYES, que allí le informaron que éste se encontraba reunido con el General ENRIQUE PÉREZ Y PÉREZ E.N., el General SALVADOR LLUBERES MONTÁS, y el Comodoro LOGROÑO CONTÍN. Que luego de una hora éstos salieron y que al saludarlos, el General LLUBERES MONTÁS F.A.D. le llamó aparte, preguntándole hacia dónde se dirigía, y ordenándole que esperara una llamada telefónica en su casa cuando regresara. Dijo que tal llamada se produjo la mañana siguiente en donde se le ordenó presentarse a la Jefatura de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, en donde el General LLUBERES MONTÁS, acompañado del Coronel ISIDORO MARTÍNEZ GONZÁLEZ les preguntó si conocían al periodista ORLANDO MARTÍNEZ, respondiéndoles ISIDORO y POU negativamente, pero indicando que se podía averiguar y conocerlo a la vez. Dijo que se les ordenó tal localización, cosa que POU dijo no realizó, debido a limitaciones económicas. Relató que aproximadamente tres días después de nuevo fue llamado a la Jefatura de Estado Mayor de la F.A.D. y que allí encontró al Capitán Paracaidista SANCHEZ GUZMAN, quien informó en su presencia al General LLUBERES MONTÁS, la dirección y tipo de vehículo usado por el periodista, en virtud de que el Capitán SANCHEZ lo conocía personalmente, ya que trabajaba como guardaespaldas del DR. VICTOR GÓMEZ BERGÉS, quien era su vecino. Posteriormente volvió a ser llamado por el General LLUBERES MONTÁS, en donde junto al Coronel ISIDORO MARTÍNEZ se le ordenó acompañar al Coronel MARTÍNEZ, quien ya tenía la ubicación del periodista. Dijo haber señalado el General LLUBERES MONTÁS que “no tenía personal para ese servicio”, y que el Coronel ISIDORO acotó que había utilizado “el personal en el servicio de vigilancia o ubicación y que sería conveniente utilizar personal ajeno a la base de San Isidro en esa operación, dicha operación consistía en detener el periodista ORLANDO MARTÍNEZ H., y darle una golpiza de escarmiento, para que no siguiera escribiendo insultos contra el superior gobierno”. Dijo que el Coronel ISIDORO MARTÍNEZ le ordenó buscar al Cabo MARIANO DURÁN, de servicio en el J-2 de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas, y le pidió conseguir “uno o dos civiles de confianza” de los informantes que se utilizaban para localizar comunistas. Dijo que luego habló con el Contraalmirante JIMÉNEZ REYES M. de G., y que éste autorizó al J-2 Coronel ABRÉU RODRÍGUEZ M. de G. “a que me prestara dicho Cabo para servicio”(coincidiendo en esto con los testimonios de MARIANO DURÁN). Luego dijo que invitó a RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART y que éste buscó a LUIS EMILIO DE LA ROSA. Relató que aproximadamente a las tres de la tarde del 17 de marzo de ese año, le llamó por teléfono el Coronel ISIDORO MARTÍNEZ, quien le ordenó ir a su casa. Que una vez allí le preguntó si había conseguido el personal, respondiendo afirmativamente. Dijo que el Coronel MARTÍNEZ le informó que el periodista se encontraba laborando y que salía al atardecer “y que nos juntábamos en la entrada principal del hipódromo”. Dijo que así lo hizo, y que encontró al Coronel MARTÍNEZ, vestido de civil y acompañado de un chofer en el lugar acordado y que éste le instruyó mantenerse en la Avenida San Martín, cerca de una estación de gasolina ESSO y que “cuando él pasara detrás del carro del periodista, el cual me describió, me iba a hacer una seña para que yo supiera cuál era el carro”. Coincidió con los demás interrogados sobre la pausa hecha en una barra cercana y dijo que luego de “dar algunas vueltas para no llamar la atención, pasó el Coronel ISIDORO MARTÍNEZ F.A.D. en un carro Datsun 1200 color verde, creo que es de la Fuerza Aérea Dominicana, y pude ver delante el carro del periodista ORLANDO MARTÍNEZ”. Más adelante detalló que “al llegar a la Avenida 27 de febrero, el Coronel MARTÍNEZ F.A.D., me hizo una seña para que yo adelantara y siguiera al periodista”. Continuando con un relato similar a los hechos por los demás interrogados, agregando los detalles de que, al llegar a la intersección de las calles Alma Máter y José Contreras, notó que el periodista “observaba mucho por el espejo retrovisor”; de que el lugar en donde el hecho fue perpetrado estaba oscuro y de que el periodista, al detener su vehículo, dejó las luces encendidas. Relató la perpetración del hecho de manera coincidente a los relatos de los demás interrogados y dijo que esa misma noche le llamó el Coronel ISIDORO MARTNEZ, a quien informó todos los pormenores de lo que había ocurrido, acotándole que había reprochado al Cabo MARIANO DURÁN por haber disparado, señalándole “que podía buscarse un problema, ya que la orden que había transmitido el General LLUBERES MONTÁS F.A.D., era de darle una golpiza y no matarlo”. Dijo que el Coronel ISIDORO se lo informaría al General LLUBERES MONTÁS, ordenándole que se quedara en su casa. Dijo que al día siguiente fue llamado por el General LLUBERES, a quien relató los hechos, respondiéndole el General “un poco incómodo”, y diciendo que “ya no se podía volver atrás”. Relató que el 19 de marzo de ese año se encontró con el General LLUBERES, quien le ordenó seguirlo hasta su casa de soltero, en donde también estaba el Coronel ISIDORO MARTINEZ, narrando que el General LLUBERES “se encontraba muy nervioso y diciéndome éste que había que buscar una salida o buscar una persona que se hiciera responsable a la muerte de ORLANDO MARTINEZ, aunque hubiera que pagarle determinada suma de dinero, ya que el Presidente de la República se había enfadado mucho porque el propósito real del servicio era propinarle una golpiza y no matarlo. Yo le dije que yo no tenía a quién buscar para eso y como éramos militares responsables y eso no era una charlatanería, el Coronel ISIDORO MARTÍNEZ F.A.D. y yo nos responsabilizaríamos, aunque yo no había disparado contra ese señor, entonces el General LLUBERES MONTÁS, me dijo que eso era imposible, que él iba a hablar con el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas y que me tendría al tanto de los acontecimientos, en la tarde del mismo día, me dijo que se reunió con el Secretario de Estado de las F.A. y el General PÉREZ Y PÉREZ , E.N. y que el señor Presidente de la República le exigió que le buscara el culpable, me dijo después que ya él había hablado con el Secretario de Estado de las F.A. y el Jefe de la Policía Nacional, General GUZMÁN ACOSTA, E.N., y que me mantuviera tranquilo que nada iba a suceder. Después yo fui a la Secretaría de Estado de las F.A. donde el Contraalmirante JIMÉNEZ REYES, M. de G. después de tratarle sobre un especialismo que se me había quitado, le dije que si él había hablado con el General LLUBERES MONTÁS, F.A.D., me preguntó sobre qué y le dije que sobre al caso de ORLANDO MARTÍNEZ, me dijo que le dijera cómo había sucedido y al narrarle los hechos, me dijo que no hablara con nadie, porque era muy peligroso y que me despreocupara que le dijera a los otros miembros que la recompensa vendría después; no volví a hablar sobre ese caso con ninguno de los Jefes Militares señalados anteriormente con excepción del Coronel ISIDORO MARTÍNEZ, F.A.D., quien frecuentemente me visitaba a mi oficina”.

RESULTA: Que en el interrogatorio realizado en fecha 1 de noviembre del año 1975 al nombrado LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, hizo un relato coincidente en todas sus partes con las declaraciones de los demás interrogados, sobre su participación en los hechos el 17 de marzo de 1975 que culminaron en la muerte del periodista ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, agregando detalles marginales, como el que el nombrado RAFAEL LLUBERES RICART le fue a buscar a su casa, a eso de las dos de la tarde, conduciendo una camioneta roja de “Pollo Lindo” en donde éste trabajaba, y que en el trayecto le dijo “hay un periodista que hay que darle unos golpes, y el Mayor POU CASTRO E.N. quiere hablar contigo”, agregando que al llegar próximo a la Avenida Sabana Larga esquina Avenida Las Américas se encontraron con el mencionado Mayor, quien le manifestó que “el periodista ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY” estaba escribiendo en contra del superior gobierno y había que darle una golpiza”. Dijo que LLUBERES fue a llevar su camioneta y que esperó junto a POU en una barra ubicada en la Avenida Sabana Larga a la que poco después llegó LLUBERES RICART, saliendo todos en el carro marca Datsun color azul conducido por POU. Dijo que las heridas fueron producidas al occiso por el Cabo MARIANO DURÁN y LLUBERES RICART, quienes “le dispararon con sus armas que portaban, ocasionándole las heridas de bala que le ocasionaron la muerte”. Dijo que luego del hecho el Mayor POU le pidió que no fuera a su casa ni lo llamara por teléfono, que así lo hizo y que posteriormente el Mayor POU le consiguió un trabajo. Agregó que cuando la Policía allanó en búsqueda del Mayor POU, él llevó una gran cantidad de armas de fuego, explosivos, silenciadores, máscaras de camuflaje y otros pertrechos militares y los ocultó en la casa de ALEJANDRO FELIX DE LEÓN LIRIANO (A) NARIZ.

RESULTA: Que en fecha 14 de marzo de 1997 y a la vista de los hallazgos realizados, se ordenó, en primer término, la conducencia y prisión provisional de los nombrados JOSE ISIDORO MARTÍNEZ GONZÁLEZ, JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO, MARIANO DURÁN, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART (A) FREDDY, y LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, quienes habían coincidido en sus declaraciones policiales sobre el papel jugado por cada uno de ellos en la perpetración material del hecho.

RESULTA: Que fueron solicitados en fecha 17 de marzo del año 1997, los expedientes de servicio militar de los siguientes Ex miembros de la Fuerza Aérea Dominicana: General ® ISIDORO MARTÍNEZ GONZÁLEZ; Ex Sargento Paracaidista EULOGIO CORDERO GERMÁN; Ex Capitán Paracaidista JESÚS MARÍA SÁNCHEZ GUZMÁN; Ex Cabo MARIANO DURÁN.

RESULTA: Que en fecha 17 de marzo de 1997 fueron solicitados los expedientes de servicio militar de los siguientes militares: General ® JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO E.N.; Comodoro ® MANUEL ANTONIO LOGROÑO CONTÍN, M. de G.; y Capitán de Fragata ® RAMÓN ABRÉU RODRÍGUEZ M. de G.

RESULTA : Que del cotejo de las hojas de servicios militares remitidos a este Juzgado y que obran en el expediente, han resultado las siguientes concordancias:

1. EULOGIO CORDERO GERMÁN era Sargento Paracaidista F.A.D., para la fecha en que ocurrieron los hechos. Su firma y su fotografía figuran en su formulario de alistamiento, y una comparación simple de los trazos caligráficos permite observar significativas similitudes con la firma que figura en el interrogatorio realizado en el año 1975.

2. JESÚS MARÍA SÁNCHEZ GUZMÁN era Capitán Paracaidista F.A.D., para la fecha en que ocurrieron los hechos. Su fotografía figura en el formulario de alistamiento y en su expediente de servicio consta que estuvo asignado al Secretario de Estado VÍCTOR GÓMEZ BERGÉS.

3. ISIDORO MARTÍNEZ GONZÁLEZ era Coronel F.A.D., DEM \ Inteligencia para la fecha en que ocurrieron los hechos, se había desempeñado anteriormente como Comandante del Grupo de Fuerzas Especiales F.A.D., el día 30-10-1975 (fecha en la que el Mayor POU confesó su participación), fue arrestado por cinco días, mediante memorándum de castigo No.17894, motivado en un incidente en el que había permitido el aterrizaje no autorizado de una avioneta pilotada por el Mayor E.N. JOAQUÍN POU CASTRO. Posteriormente fue designado Oficial Superior en representación de la F.A.D. ante el Centro de Operaciones de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional (COFA).

4. MARIANO DURÁN era Cabo Paracaidista F.A.D. para la fecha en que ocurrieron los hechos. Su firma y su fotografía figuran en su formulario de alistamiento, y una comparación simple de los trazos caligráficos permite observar significativas similitudes con la firma que figura en el interrogatorio realizado en el año 1975. Figura en su expediente militar copia de un interrogatorio realizado en el año 1977, al que fue sometido luego de haber participado junto a sus hermanos en un incidente de violencia, en el cual admite portar como arma de reglamento un REVÓLVER MARCA DETECTIVE ESPECIAL NO. 7259, lo cual concuerda con su interrogatorio policial del año 1975, en donde señala ésta como el arma homicida.

5. JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO era Mayor de la Fuerza Aérea Dominicana para la fecha en que ocurrieron los hechos. Era encargado de la División de Investigaciones de la Base Aérea de San Isidro F.A.D. y coincide en ésto con las descripciones dadas por los demás inculpados.

6. RAMÓN ABRÉU RODRÍGUEZ era Capitán de Fragata M. de G. Se desempeñaba como J-2 Oficial de Inteligencia en la Secretaría de Estado de Las Fuerzas Armadas al momento de ocurrir los hechos y coincide con las funciones que le atribuyen en sus testimonios policiales el Mayor POU CASTRO, MARIANO DURÁN y EULOGIO CORDERO GERMÁN.

RESULTA: Que en las hojas de servicios militares anteriormente señaladas y que obran en el expediente, consta que el Ex Sargento Paracaidista EULOGIO CORDERO GERMAN falleció en fecha 12 de enero del año 1980 por herida de bala ocasionadas por el nombrado Felipe A. Cabrera.

RESULTA: Que producto de las pesquisas se obtuvo una fotografía en blanco y negro en la que se observa, a través del féretro, el rostro de quien en vida respondió al nombre de LUIS ORLANDO MARTÍNEZ HOWLEY, en la cual se destaca un orificio de bala en la mejilla derecha. La misma forma parte integral del expediente.

RESULTA: Que, a solicitud de este Juzgado de Instrucción, el Médico Legista del Distrito Nacional elaboró dos croquis indicativos de la Localización Anatómica de Lesiones y un croquis indicativo del Sentido y la Dirección de las heridas halladas en el cadáver de ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, copia de los cuales obran en el expediente.

RESULTA: Que producto de las pesquisas se obtuvieron también seis (6) fotografías, en blanco y negro, que muestran el interior del vehículo del periodista ORLANDO MARTINEZ HOWLEY. En dichas fotos, tomadas después de sucedidos los hechos, se observan manchas y salpicaduras oscuras (presumiblemente de sangre) en los asientos delanteros del vehículo, así como en el piso del mismo. Del mismo modo, en una de las fotografías se observa la señalización de la incrustación de un proyectil en la parte interior de la puerta delantera derecha del automóvil. Estas fotos forman parte integral del expediente.

RESULTA: Que producto de las pesquisas se obtuvo también el original de una ficha mecanografiada que se encontraba anexa al expediente de la investigación policial del mes de octubre del año 1975, en la cual se indican los detalles descriptivos del vehículo utilizado por los perpetradores, en la comisión del hecho: CARRO MARCA DATSUN 1200, COLOR AZUL, SIN PLACA, MODELO 1969, CHASIS LB110-017243, MOTOR NO. A-12-572360, PROPIEDAD DEL MAYOR JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO.

RESULTA: Que en allanamiento realizado por un ayudante del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional en la vivienda del nombrado RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART en fecha 14 de marzo de 1997 fueron ocupados los siguientes objetos: Un revólver marca Taurus cañón corto, Calibre 38 especial, número MD-13107, con cinco cápsulas; varias revistas sobre armamentos, una gran cantidad de recortes de periódicos, una escopeta Mossberg Calibre 12, número L-628051, con diez (10) cartuchos, un gorro militar, una cacha marrón, insignias y condecoraciones militares del Ejército Nacional, así como varias tarjetas personales, según consta en Acta de Allanamiento remitida a este Juzgado mediante oficio No. 3166 del 25-3-97 y que reposa en el expediente. Que fueron tomadas tres fotografías a colores de los objetos ocupados, las cuales obran también en el expediente.

RESULTA: Que en allanamiento realizado por un ayudante del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional en la vivienda del nombrado JOSÉ ISIDORO MARTÍNEZ GONZÁLEZ en fecha 14 de marzo de 1997 fueron ocupados los siguientes objetos: Una pistola Colt Calibre 45, No. C224299, con un (1) cargador y siete (7) cápsulas, según consta en Acta de Allanamiento remitida a este Juzgado de Instrucción mediante oficio No 3166 del 25-3-97 y que reposa en el expediente.

RESULTA: Que en allanamiento realizado por un ayudante del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional en la vivienda del nombrado JOAQUÍN ANTONIO POU CASTRO en fecha 14 de marzo de 1997 fueron ocupados los siguientes objetos: Una pistola marca Ruger calibre 9 milímetros con su cargador, una escopeta calibre 20 marca Beretta, Una granada fragmentaria sin espoleta, Un fusil ametrallador de fabricación austríaca, con mira telescópica y dos cargadores, según consta en Acta de Allanamiento remitida a este Juzgado mediante oficio No. 2647 del 14-3-1997, y que reposa en el expediente. Que fueron tomadas tres fotografías a colores de los objetos ocupados, las cuales obran también en el expediente.

RESULTA: Que en la ejecución de Mandamientos de Conducencia y Prisión, fue detenido el nombrado MARIANO DURAN, el cual coincide en nombre y apellido; día, mes, año y lugar de nacimiento; estatura, color de piel y ojos; e inclusive el tipo sanguíneo, con el Ex Cabo F.A.D. MARIANO DURAN que ha sido señalado como co-autor material en los hechos investigados. Que fue ordenado un peritaje dactiloscópico y una prueba comparativa de análisis grafológico, a los fines de asegurar la identidad del procesado.

RESULTA: Que obran en el expediente dos Certificados de Análisis Forense del Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional, hechos a solicitud de este Juzgado de Instrucción, en los cuales constan los resultados de experticios dactiloscópico y caligráfico del detenido MARIANO DURAN, los cuales arrojaron como resultado que las impresiones dactilares y la firma del detenido MARIANO DURAN, no coincide con las impresiones dactilares y la firma que aparecen en la ficha militar del Ex Cabo MARIANO DURAN,F.A.D., de quien se determinó que se encuentra prófugo.
RESULTA: Que en vista de la evidencia anteriormente descrita, este Juzgado de Instrucción procedió a poner en libertad al detenido MARIANO DURAN, contando con la anuencia del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional, y en virtud del procedimiento establecido en el artículo 94 del Código de Procedimiento Criminal.

RESULTA: Que se requirió, a los organismos militares correspondientes, a través de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas, mediante oficio de fecha 21 de marzo de 1997 dictado por este Juzgado de Instrucción, la localización, conducencia y arresto del prófugo MARIANO DURAN, Ex Cabo F.A.D.; así como a la Dirección General de Pasaportes, mediante oficio del 18 de marzo de 1997, los datos archivados en esa dependencia, sobre el prófugo MARIANO DURAN, Ex Cabo F.A.D.

RESULTA : Que interrogado en fecha 18-3-1997 el nombrado FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS (a) PAPIRUCHO, el cual se encuentra cumpliendo condena por otros hechos criminales, al ser confrontado con las nuevas evidencias procedió a relatar lo siguiente: que al momento del asesinato del periodista ORLANDO MARTINEZ se encontraba preso en la Penitenciaría Nacional de La Victoria, por haber golpeado una cuñada. Que luego de pagada su fianza, fue trasladado al Palacio de la P.N., a los fines de ser depurado por los departamentos investigativos. Que estuvo alojado en la celda llamada “de los choferes”, en la que habían otras personas detenidas. Que un oficial apellido MAÑON (A) EL ZORRO, al verlo le llamó, interesándose por su situación. Que, entonces, fue sacado de la celda e interrogado por el Mayor PEREZ ACOSTA (A) FELO, para la comisión que estaba investigando la muerte de ORLANDO MARTINEZ, luego de lo cual fue mandado a buscar y llevado ante la presencia del Jefe de la Policía, General GUZMAN ACOSTA, quien “me ofreció que si yo quería engancharme como agente de esa institución y yo le dije que estaba bien, entonces inmediatamente se me cargó un revólver calibre 38 No. C171414, entonces ese mismo día me fui para mi casa con mi arma”. Agregando más adelante que no sabía “cómo explicar esto, quizás porque la P.N. me debía agradecimiento”, y que “si hubiese tenido conocimiento de que mis declaraciones iban a servir para un chantaje, no lo hubiese hecho”.

RESULTA: Que interrogado en fechas 19 y 26 de marzo del año 1997 el acusado RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, (A) FREDDY o LLUBERITO, confirmó el interrogatorio que le fue practicado en el año 1975, copia del cual le fue mostrada, afirmando que “a mí me interrogaron cuando ocurrieron los hechos y me hicieron preguntas y yo di respuestas, si usted quiere puede hacerme el mismo interrogatorio, que yo lo firmo”. Más adelante identificó positivamente las fotografías del Ex Cabo MARIANO DURAN F.A.D. y del Ex General ® ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, procediendo a hacer un minucioso relato de cómo, días antes de los hechos, el Mayor JOAQUIN POU (de quien dijo “siempre hemos parrandeado juntos, somos como hermanos”) le dijo que ubicara al periodista ORLANDO MARTINEZ, a quien había que “dar los palos”, cosa que no pudo hacer debido a sus ocupaciones; que para tal efecto cortó unos pedazos de tubo y que el día que ocurrieron los hechos, el Mayor POU fue a su casa acompañado del Cabo MARIANO DURAN y que él había buscado al nombrado LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, por el Barrio de Villa Consuelo, para que le acompañase en el operativo. Agregó que fue a llevar una camioneta que conducía a su trabajo y que abordaron el vehículo conducido por el Mayor POU, el cual describió como un automóvil Datsun 1200, color azul. Dijo que en asiento del pasajero delantero se sentó el cabo DURAN, que DE LA ROSA BERAS se sentó detrás del Mayor POU (quien conducía), y que él (LLUBERES RICART) se sentó detrás de DURAN. Dijo que en el camino se le explicó a LUIS EMILIO DE LA ROSA lo que pensaban realizar, y se dirigieron hasta la calle San Martín. Que se detuvieron cercanos al Hipódromo, en una cafetería, en donde ingirieron bebidas alcohólicas, y DE LA ROSA, además ingirió alimentos. Explicó que en ese momento vio al Coronel ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ ( a quien identificó como un superior en rango y jerarquía de POU y Jefe del A-2 de la Fuerza Aérea) conversar con el Mayor POU, de quien dijo andaba en un automóvil, sentado en el lado derecho del conductor y que al menos distinguió una persona que conducía como chofer, descartando que tal encuentro fuera fruto de la casualidad, y que los acompañantes de ISIDORO le fueran montados por POU. Agregó que el vehículo del periodista ORLANDO MARTINEZ lo tenían “ubicado, ya yo sabía desde antes cuál era el carro del periodista, que era un Lancia Azul”, porque POU se lo había dicho. Relató que la víctima salió de su trabajo, en la Revista Ahora, como a las seis de la tarde, y que todos montaron en el carro y lo siguieron, sin darse cuenta si ISIDORO les seguía o no. Que la víctima iba en dirección oeste por la Avenida San Martín y que la llegar a la Avenida Tiradentes giró a la izquierda (sur) y que al llegar a la calle José Contreras giró hacia la izquierda (este), agregando que entonces el carro del periodista aceleró y POU también lo hizo, chocando el carro del periodista, quien se detuvo. De inmediato el Cabo MARIANO DURAN se desmontó caminando hacia la puerta derecha del occiso y él (LLUBERES RICART) le siguió del mismo lado. Dijo que sonaron uno o dos disparos y que MARIANO DURAN se devuelve, cosa que él también hace. Agregó que DURAN portaba un revólver Calibre 38 que era su arma de reglamento, él (LLUBERES RICART) portaba una pistola marca Walter P38, Calibre 9mm. Y que el Mayor POU CASTRO portaba una pistola Browning Calibre 9mm., que “se la había pasado a LUIS EMILIO DE LA ROSA, pero que no fue utilizada por éste”. Acotó que al montarse en el carro y emprender la huida se dirigieron al Ensanche Ozama, desmontando primero a LUIS EMILIO DE LA ROSA, antes de cruzar el puente. Dijo que en el camino se habló, que MARIANO DURAN estaba asustado, y que recuerda a POU disgustado decirle a MARIANO: “qué lío tú me has buscado”. Dijo que fue dejado en la Avenida Las Américas y que DURAN y POU continuaron la marcha. Expresó que “nosotros, los que estamos metidos en ésto, somos personas terminales, ya que luego que se cometen hechos de esta naturaleza y salen a la luz pública, debemos seguir hacia adelante”. Más adelante expresó que “ésto no lo estamos pagando nosotros, que hicimos la tragedia, sino lo están pagando nuestros hijos”.

RESULTA: Que interrogado en fecha 18 de marzo de 1997 el acusado LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, dijo que el día de los hechos en la mañana, el nombrado RAFAEL ALFREDO LLUBERES (A) FREDDY o LLUBERITO le dijo que pasara por su casa en horas de la tarde. Que al llegar LLUBERES RICART le dijo que debían esperar para conocer al Mayor POU CASTRO, quien llegó con su “chofer” vestidos de civil. Identificó positivamente al “chofer” con la fotografía de la ficha militar del Cabo MARIANO DURAN. Dijo que abordaron el automóvil de POU, el que describió como un Datsun color azul, coincidiendo en todas sus partes con el relato hecho posteriormente por LLUBERES RICART en cuanto al orden en que estaban sentados en el automóvil y la ruta transitada. Agregó que POU “me dijo que si LLUBERITO me había dicho que era lo que íbamos a hacer, le dije que no sabía todavía, entonces es cuando hablamos y POU me dice que era para darle unos palos y una pela bien dada a una persona, no me dijo su nombre en el momento; también dijo que la persona que le íbamos a darle la pela, había que romperle los brazos, es decir, darle una pela de escarmiento”. Agregó que el Mayor le dijo que “había que buscar par de tígueres, para dar unos cuantos palos a una persona”. Dijo haber comentado a LLUBERES que se estaba “metiendo en un lío con esto, y él me dijo que si yo me iba a meter a pendejo, DURAN no dijo ni media palabra”. Coincidió en el relato hecho por LLUBERES RICART sobre la parada hecha en una cafetería cercana a la Avenida San Martín, en la que tomaron y él (DE LA ROSA) comió. Agregó que dieron varias vueltas y que preguntó a LLUBERES dónde estaba la persona que iban a ubicar y que “él me decía que no me preocupara”. Acotó que estaba nublado y anochecía, describiendo el trayecto por la Avenida San Martín y la Tiradentes, de manera similar a lo descrito por LLUBERES RICART. Agregó que al llegar a la calle José Contreras “LLUBERITO o POU CASTRO dijo, ahí va el hombre”. Dijo que el carro de ORLANDO iba un poco más adelante, que POU aceleró chocando al carro por detrás, y que él (DE LA ROSA) dijo “Mayor, que pasó que chocamos”. Dijo que al detenerse los vehículos DURAN y LLUBERES salieron. Agregando que “yo me quedé frío, porque yo no sabía que esto se iba a hacer ahí”. Dijo haberse quedado en el automóvil, pero que vio que “el conductor del otro vehículo se iba a bajar del carro porque vi que sacó un pie, como para ver qué había pasado con el choque, yo vi que él se inclinó hacia el lado derecho, como a buscar algo, y de inmediato escuché dos disparos, yo estoy seguro de que quien disparó primero fue FREDDY, luego de los disparos regresaron al carro corriendo; escuché cuando FREDDY le dijo al Mayor, ‘está muerto’. Yo estaba muy nervioso y no recuerdo de lo que se habló ahí”. Dijo que le dejaron en el Parque Independencia y que los demás siguieron, y que él les voceó que no tenía pasaje, pero que abordó un carro público y que estaba muy asustado. Dijo que aproximadamente dos semanas después volvió a ver a LLUBERES RICART y que le preguntó si estaba asustado, y que al responderle LLUBERES le dijo que “eso no era nada”, acotando que “FREDDY estaba sonriente cuando le dije que a quién habíamos dado muerte”. Dijo haberse entregado en la P.N. en octubre de ese año, al ser detenidos los demás y confirmó que trabajaba en un supermercado por diligencias del Mayor POU, lugar en el cual POU había dejado un maletín repleto de armas, explosivos, silenciadores y papeles, que ocultó en casa de ALEJANDRO FELIZ DE LEON LIRIANO (A) NARIZ, las cuales fueron ocupadas por la Policía. Confirmó que el arma que portaba DURAN era un revólver Calibre 38, y que LLUBERES portaba una pistola Calibre 9mm.

RESULTA: Que interrogado en fechas 14 y 15 de marzo de 1997 el acusado JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, General Retirado F.A.D., declaró que en el año 1975 se desempeñaba como Coronel de la Fuerza Aérea Dominicana, en donde había sido comandante del Grupo de Fuerzas Especiales y Jefe del Servicio de Inteligencia (A-2). Identificó positivamente la fotografía del Capitán Paracaidista SANCHEZ GUZMAN, a quien señaló como un Oficial que estuvo bajo su mando, y señaló a los nombrados EULOGIO CORDERO GERMAN Ex Sargento F.A.D. y MARIANO DURAN Ex Cabo F.A.D., como militares que estuvieron asignados a la tropa bajo su mando. Admitió tener conocimiento del caso y haber participado en alguno de los hechos, dando la siguiente versión: Que ese día en la mañana el Mayor JOAQUIN POU le dijo que lo quería ver, y que como a las cuatro o cinco de la tarde, el Mayor POU CASTRO se presentó a su casa, en el Ensanche Ozama, y le dijo que lo acompañara, que montó el vehículo del Mayor POU, que era un vehículo mediano, pero luego de recorrido el tramo de la Avenida Venezuela, al doblar en la autopista Las Américas se detuvo y le dijo a él que mejor llevara su carro, cosa que hicieron. Que entonces el Mayor POU monta en el vehículo de ISIDORO MARTINEZ una persona para que lo acompañara. Dijo que le preguntó a POU a dónde iban, respondiéndole “que íbamos a cumplir una misión de ubicar al nombrado ORLANDO MARTINEZ; yo le pregunté que a dónde era que estaba éste, y entonces me dijo por los frentes del Hipódromo”, diciéndole además que “la idea de ubicar a ORLANDO era con la finalidad de darle unos palos para que dejara tranquilo al superior gobierno y esas órdenes venían de la Jefatura de la F.A.D.”. Agregó que POU estaba acompañado de dos personas, cuyos nombres ignora, pero a quienes describió como “medio indios”. Que siguió a POU hasta el punto en donde iba a estar ORLANDO, desmontándose POU. Que él permaneció en su carro y vio que los acompañantes de POU pidieron alcohol mientras él seguía dando vueltas. Que vio el vehículo de ORLANDO, el cual le había mostrado POU, estacionado en el parqueo del periódico. Que dio una vuelta a la manzana y que entonces no volvió a ver ni el vehículo de ORLANDO ni el vehículo de POU. Que su acompañante dijo “pero POU es loco, ahora no aparece”. Que dejó esta persona en la Avenida Las Américas, al girar a la Venezuela. Dijo recordar perfectamente el rostro de MARIANO DURAN como uno de los acompañantes del Mayor POU. Dijo imaginarse “que un servicio así viene dado de la Jefatura. POU y yo nos vimos en el pase de lista para oficiales en la mañana, no hablamos nada de eso y era como si no hubiera pasado nada, POU acostumbraba a hacer esta clase de servicios ordenados por el Servicio de Inteligencia de la F.A.D., cuyo comandante era SALVADOR LLUBERES MONTÁS”; Aclarando que al utilizar el término Jefatura de Estado Mayor se refiere al General que estuviera de turno. Sin embargo, no dio mayores explicaciones sobre la circunstancia de que siendo superior en rango y funciones al Mayor POU (coronel, DEM/Inteligencia), fuera acompañándolo en un servicio ajeno a sus funciones.

RESULTA: Que al ser conducido detenido en fecha 14 de marzo de 1997 a las 6:55 a.m. el acusado JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, al ser presentado ante el Juez de Instrucción, expresó de viva voz “yo supongo que el General PEREZ Y PEREZ está preso, porque nada más cogen a los chiquitos”, de lo cual fue levantada acta en presencia del Procurador Fiscal del Distrito Nacional y del Procurador General de la República, quienes se encontraban presentes, la cual reposa en el expediente, debidamente firmada por el Secretario del Juzgado de Instrucción que Certifica.

RESULTA: Que al ser interrogado en fechas 20 y 24 de marzo del año 1997 el acusado JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO admitió haber sido detenido en el año 1975 e investigado por la muerte del periodista ORLANDO MARTINEZ. En relación con los interrogatorios que le fueron practicados en el año 1975 y cuyas copias le fueron mostradas, expresó: “usted me está leyendo la verdad de lo que pasó en esa época, en ese interrogatorio que me hicieron en la Jefatura de Estado Mayor”, agregando más adelante que cuando estaba siendo interrogado en presencia de los Jefes de Estado Mayor, él le dijo al General NEIT NIVAR que si “ellos me sometían a la justicia, íbamos a ir todos” y que entonces el General RIVERA CAMINERO dijo a los demás generales: “cuidado en que gancho estamos cayendo nosotros”. En relación con el nombrado ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, lo definió como integrante de un grupo al que pertenecía el General LLUBERES MONTÁS, los Coroneles MATA Y MATA y ESPINAL, y describió al Capitán SANCHEZ GUZMÁN y al Sargento EULOGIO CORDERO GERMAN como “su grupo de operación, todos con dobles funciones asignados al J-2 de la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas”. Agregó, en relación a la participación de ISIDORO MARTINEZ que “para él realizar estos hechos tenía que tener la autorización del Jefe de Estado Mayor de la F.A.D. para la época”, y lo definió como mano derecha del Jefe de Estado Mayor LLUBERES MONTÁS, de quien dijo recibía órdenes directas.

RESULTA: Que en fecha 25 de marzo de 1997 este Juzgado de Instrucción solicitó, mediante oficio a la Jefatura de la Policía Nacional, un análisis grafológico de las firmas de los inculpados que aparecen en las copias de los interrogatorios policiales del año 1975, a fin de ser comparadas con las firmas que aparecen en sus respectivas fichas policiales y en los interrogatorios celebrados por este Juzgado de Instrucción.

RESULTA: Que la Sección de Documentoscopía del Laboratorio de Criminología de la Policía Nacional emitió un Certificado de Análisis Forense en fecha 27-3-97, copia del cual reposa en el expediente, en el cual consta que el experticio caligráfico de las firmas de los acusados JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, MARIANO DURAN, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, y EULOGIO CORDERO GERMAN determinó “que las firmas que aparecen sobre los nombres de los imputados en los referidos interrogatorios policiales COINCIDEN con los rasgos caligráficos característicos de las respectivas firmas que figuran en las fichas militares y en los interrogatorios de instrucción”, validando la autenticidad de los interrogatorios policiales efectuados en los meses de octubre y noviembre del año 1975 a los inculpados.

RESULTA: Que en fechas 17 y 30 de marzo de 1997, a la vista de los hallazgos y de las declaraciones de los inculpados POU CASTRO en el año 1975 y JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ en fecha 14 y 15 de marzo de 1997, se ordenó la conducencia y prisión provisional de los nombrados RAMON ANTONIO ABREU RODRIGUEZ y SALVADOR LLUBERES MONTÁS, quienes fueron conducidos por ante este Juzgado de Instrucción en fecha 31 de marzo de 1997.

RESULTA: Que fue interrogado en fechas 31 de marzo y 1 de abril de 1997 el nombrado RAMON ANTONIO ABREU RODRIGUEZ, Capitán de Navío retirado M. de G. quien declaró que era frecuente, mientras él se desempeñaba como Jefe del J-2, que los superiores solicitaran personal para realizar “servicios”, que usualmente se ordenaban por los Jefes de los Servicios de Inteligencia (entre quienes recuerda a CAONABO REYNOSO de la P.N.), por instrucciones del Secretario de las Fuerzas Armadas, por el Jefe de Servicio Secreto, pero que para el servicio de DURAN quien lo llamó fue el Jefe de Inteligencia de la P.N. CAONABO REYNOSO ROSARIO, quien solicitó que le enviaran personal para un servicio no especificado; que cuando llegó esta solicitud decidió consultarlo con el Secretario de la Fuerzas Armadas RAMON EMILIO JIMENEZ hijo, quien autorizó verbalmente que lo enviara, como siempre lo hacía; dijo que “a lo mejor” el Secretario sabía de este asunto, pero que no podría asegurarlo. Relató que ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ solicitó personal para un servicio (específicamente a DURAN, quien era una de las personas más solicitada para servicios) y se le ordenó a dos miembros presentarse ante el departamento de Inteligencia de la F.A.D., supone que ISIDORO MARTINEZ actuaba por instrucciones de sus superiores, señalando a SALVADOR LLUBERES MONTAS como el superior inmediato de éste y que a ambos (ISIDORO MARTINEZ Y SALVADOR LLUBERES MONTAS) siempre los veía “andando” juntos. Expresó, además, que al llegar al J-2 observó que en el mismo estaba de servicio POU CASTRO, solicitando de inmediato su traslado ya que el mismo no le inspiraba confianza y porque no le convenía tenerlo bajo su mando pues éste acostumbraba a excederse en las órdenes que le daban y sus actuaciones hacían daño y entorpecían el funcionamiento del departamento, y que el mismo podría crearle problemas ya que tenía antecedentes de que maltrataba a los ciudadanos.

RESULTA: Que fue interrogado en fechas 31 de marzo y 1 de abril de 1997 el co-acusado SALVADOR LLUBERES MONTAS, quien declaró que jamás ordenó la persecución contra ORLANDO MARTINEZ porque no tenía motivos para ello ni capacidad de mando(soslayando con ello la circunstancia de que se desempeñaba como Jefe de Estado Mayor F:A.D. y superior jerárquico inmediato de ISIDORO MARTINEZ Y JOAQUIN POU CASTRO), negando su participación en los hechos que se le imputan, contradiciendo con ello los señalamientos en ese sentido hechos por el entonces Mayor POU CASTRO en el año 1975 y las acotaciones hechas por el co-acusado ISIDORO MARTINEZ de que el único que tenía potestad para hacer esto era el Secretario de la Fuerzas Armadas. Dijo, además, que las declaraciones de POU CASTRO del año 1975 fueron dadas, según oyó decir, forzado por NEIT NIVAR.

RESULTA: Que en vista de la falta de evidencias que lo vinculen con la perpetración o planificación de los hechos que culminaron con el asesinato de LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, este Juzgado de Instrucción procedió a poner en libertad al detenido RAMON ANTONIO ABREU RODRIGUEZ, contando con la anuencia del Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional, y en virtud del procedimiento establecido en el artículo 94 del Código de Procedimiento Criminal.

RESULTA: Que al ser interrogado en fecha 31 de marzo del año 1997 el nombrado BONAPARTE GAUTREAUX PIÑEYRO, relató que antes del 31 de octubre del año 1975, el Coronel CAONABO REYNOSO ROSARIO, Jefe del Servicio Secreto de la Policía Nacional le dijo que el General NIVAR SEIJAS “quiere que tú lo llames por teléfono para que se publique esta tarde que tenemos presos a los culpables del asesinato de ORLANDO”. Que procedió a llamarlo junto a RAFAEL MOLINA MORILLO, entonces dueño del periódico “EL NACIONAL”, que en esta conversación el General NIVAR SEIJAS confirmó la información de que se encontraban detenidos un oficial apellido POU, un señor LLUBERES, y otras personas. Agregó que en otra ocasión le preguntó al General NIVAR sobre tales datos, y que éste le dijo que se había grabado una cinta de los interrogatorios hechos en la época, y que de esa cinta se habían realizado varias copias, una de las cuales conservaba en un banco en el exterior.

RESULTA: Que fue interrogado en fecha 1 de abril de 1997 el señor VICTOR GOMEZ BERGES en relación con el Capitán Paracaidista JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN (de quien el acusado POU CASTRO dijo, en fecha 30-10-1975 que fue la persona que informó a LLUBERES MONTÁS, frente a ISIDORO MARTINEZ y el mismo POU CASTRO, de la dirección y tipo de vehículo usado por el periodista ORLANDO MARTINEZ cuando fue ordenado el “servicio”, ya que éste lo conocía personalmente por trabajar con VICTOR GOMEZ BERGES quien era vecino y amigo del periodista). Que el declarante VICTOR GOMEZ BERGES admite que el Capitán SANCHEZ GUZMAN, de quien dice que ya falleció, le fue asignado por un tiempo en ocasión de un atentado contra su vida y que ciertamente era vecino y amigo del periodista ORLANDO MARTINEZ HOWLEY.

RESULTA: Que en fecha 1 de abril de 1997 fue interrogado el DR. WILSON RAFAEL MENDEZ RODRIGUEZ, quien en el año 1975 se desempeñaba como el Médico Legista que Certificó la muerte del periodista ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, quien relató que siendo las ocho de la noche del día 17-3-1975 y a requerimiento del departamento contra homicidios de la P.N. procedió a examinar, en la morgue del Hospital Enrique Lithgow Ceara, el cadáver del señor LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, el cual llevaba poco tiempo de muerto ya que el cuerpo no presentaba rigidez; que no recuerda haber visto quemaduras en el cuerpo del occiso (tatuaje o trazos de pólvora) y que el rostro no estaba inflamado; que de acuerdo a las evidencias presentadas, existen dos posibilidades de cómo los hechos pudieron ocurrir: que el primer disparo fuera por el lado izquierdo impactándole en el antebrazo del mismo lado y el segundo disparo fuera por el lado derecho impactándole en la mejilla derecha, o, por el contrario, que los dos disparos vinieran del lado izquierdo; que a la vista de la fotografía de la puerta delantera derecha del vehículo donde es visible el impacto de un proyectil, es factible suponer que ese proyectil provino del lado izquierdo y fue probablemente en que atravesó el antebrazo, ya que el otro proyectil quedó dentro de la cabeza; señala además que presenció la autopsia que posteriormente le fue practicada al cadáver, pero que no tiene conocimiento de los detalles porque no fue quien la realizó.

RESULTA: Que en fecha 2 de abril de 1997 fue interrogado nuevamente el acusado JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO quien declaró que alrededor de diez días antes del hecho, estando en el antedespacho del Secretario de las Fuerzas Armadas, se abrió la puerta del despacho donde vio a los nombrados RAMON EMILIO JIMENEZ (A) MILO, Comodoro LOGROÑO CONTIN, al General PEREZ Y PEREZ y a SALVADOR LLUBERES MONTÁS; que este último al salir le dijo que lo quería ver en su despacho, cosa que se produjo al día siguiente; que allí se encontraban ISIDORO MARTINEZ y MATA Y MATA, y cree que los Coroneles ESPINAL y SANCHEZ CUEVAS; que allí SALVADOR LLUBERES MONTAS le hace un seña para que se acerque y le dice “tengo la anuencia para darle una paliza a un periodista, mira a ver si tú reúnes una persona de confianza para esos fines”; que días después lo volvió a llamar y que con ISIDORO a su lado le dijo “mira, la vaina del periodista va”, mostrándole un recorte de la columna Microscopio; que allí mismo le dijo “búscate al primo (refiriéndose a RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART) ver si es verdad que sirve para algo”, a quien procedió a contactar; que el día 17 de marzo temprano el Capitán RIVAS CORDERO (A) POLIN ya tenía las instrucciones y el personal y que el Coronel ISIDORO MARTINEZ iba a supervisar la operación según le informó LLUBERES MONTÁS a POU personalmente; que las dos de la tarde de ese mismo día, aproximadamente, al llegar a su casa encontró el carro que el General LLUBERES MONTAS le envió, (el Datsun azul 1200 que ha sido mencionado anteriormente por los demás inculpados); que no recuerda dónde se juntó con DURAN y con LUIS EMILIO DE LA ROSA pero se dirigió donde FREDDY LLUBERES; que estaban en el vehículo los cuatro y se dirigieron a encontrarse con ISIDORO; que ISIDORO iba en un vehículo con un personal a quien no recuerda, y en un tercer vehículo (también del J-2) iban el Capitán RIVAS CORDERO (a) POLIN, el Sargento Paracaidista EULOGIO CORDERO GERMAN y el Sargento EULOGIO SANTANA; que en una barrita que era el punto de espera uno de ellos dijo: ahí va POLIN, que no conocía el vehículo de ORLANDO pero que alguien le dijo “es el que va delante de POLIN”; que eran aproximadamente las seis de la tarde; que vio el vehículo de ISIDORO, que se había mantenido dando vueltas, desde el cual ISIDORO hizo señas con el brazo señalando el vehículo que estaba delante; que todos los vehículos tomaron el trayecto hacia la Alma Máter desde donde giraron hacia la izquierda; que el carro de POLIN toma la delantera colocándose delante del vehículo de ORLANDO; que más adelante frenó de golpe y ORLANDO frenó también para no chocarlo; que el vehículo de POU lo chocó levemente y de inmediato MARIANO DURAN y FREDDY LLUBERES se desmontaron del carro y sonaron las dos detonaciones; que MARIANO usaba un revólver calibre 38 y FREDDY una pistola 9mm.; que no recuerda dónde desmontó a sus acompañantes, y luego se dirigió a casa del DR. PINA ACEVEDO; que la noche siguiente ISIDORO MARTINEZ le comunicó que LLUBERES MONTAS quería verlo, y se dirigió a su casa, donde lo recibieron ISIDORO MARTINEZ y SANCHEZ CUEVAS; que allí LLUBERES le dijo “que vaina POU hay que buscar un culpable, el presidente quiere un culpable”; que semanas después se encontró con RAMON EMILIO JIMENEZ REYES, quien en referencia a lo ocurrido le dijo que no se preocupara que eso no iba a pasar de ahí; que en octubre de ese año fue detenido e interrogado como 12 veces por el mismo NEIT NIVAR SEIJAS (admitiendo la veracidad de las copias de tales interrogatorios obtenidas mediante pesquisas de este Juzgado de Instrucción); que, por último, no sabe por qué fue puesto en libertad; que tiempo después conversó con el Capitán JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN, (quien fue escolta del señor VICTOR GOMEZ BERGES, y quien está fallecido) el cual le preguntó qué había pasado que se había dañado el servicio, siendo entonces cuando se dio cuenta que el mismo había sido utilizado para aportar datos de inteligencia sobre el periodista ORLANDO MARTINEZ.

RESULTA: Que a la luz de las últimas declaraciones del acusado JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, este Juzgado de Instrucción dirigió una comunicación a la Secretaría de Estado de la Fuerzas Armadas, solicitando los datos de los militares mencionados: Capitán Paracaidista APOLINAR RIVAS CORDERO, Coronel MANUEL DE JESUS SANCHEZ CUEVAS, Teniente Coronel RAFAEL MATA Y MATA, y Cabo EULOGIO SANTANA, sin que hasta el momento se haya recibido respuesta.

RESULTA: Que en fecha 2 de abril de 1997 fue interrogado el informante FELIX DAMIAN SUERO PIMENTEL quien declaró que en el año 1975 laboraba como encargado forestal donde JOAQUIN POU CASTRO era asistente militar del director, a la sazón el señor DE WINDT LAVANDIER; que la noche del 17 de marzo, aproximadamente como a las 8:30, llegó al taller de radio, donde se encontraba junto al Teniente CUQUITO MENDOZA, el nombrado FREDDY LLUBERES, visiblemente nervioso y asustado, y le preguntó al Tte. CUQUITO si tenía jabón, procediendo a lavarse las manos; que luego LLUBERES le preguntó al Teniente si podía dormir en una cama que había en el taller, a lo que éste accedió; que cuando partió junto al teniente, éste le preguntó “qué habrá hecho este maleante…?”; que, cerca de quince días más tarde, se acercó por la Dirección Forestal el Jefe de la Policía GUZMAN ACOSTA, quien, al encontrarse con POU CASTRO lo insultó y le dijo “ustedes nada más viven echándole vainas a uno” procediendo de inmediato a expulsarlo de Foresta.

EL JUEZ DESPUÉS DE ESTUDIADO EL CASO

CONSIDERANDO: Que en el presente expediente se ha realizado la sumaria de hechos que se encuentran tipificados en nuestra legislación con penas aflictivas e infamantes, las cuales son las que corresponden en materia criminal, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 6 del Código Penal de la República Dominicana.

CONSIDERANDO: Que el artículo 127 (modificado) del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana, establece que la instrucción preparatoria sólo tendrá lugar en materia criminal y será realizada por el Juez de Instrucción.

CONSIDERANDO: Que vistas las piezas que conforman los expedientes números 74-75, 81-75, y 75-95, se determina que entre los mismos existe conexidad absoluta e indivisibilidad, toda vez que tienen origen en el mismo hecho criminal, por lo que procede ordenar la fusión de los mismos a los fines de que sigan un mismo destino para economía del proceso y una mejor administración de justicia.

CONSIDERANDO: Que tratadistas como Francesco Carnelutti (“Derecho Procesal Civil y Penal”, Tomo II, Pág. 109, Ed. Jurídicas Europa-América) son consistentes en afirmar que la realización de las investigaciones que conforman la Instrucción Preparatoria tienen por objetivo fundamental la exclusión de una imputación aventurada que perjudique a un ciudadano, sólo ponderándose a estos fines la existencia de simples indicios de culpabilidad que sostengan al menos una hipótesis al menos realizable de ejecución del crimen por parte del inculpado.

CONSIDERANDO: Que en este sentido, con relación a los nombrados PANCRACIO MELVIN MAÑON ROSSI, RAFAEL ANTONIO LUNA Y DIOMEDES SILVESTRE MERCEDES, toda consideración es redundante para fundamentar la total inexistencia de indicios que el caso guarda con respecto a éstos, pues se ha establecido de manera clara que su supuesta vinculación con el caso fue el producto de un testimonio espurio, con lo que se evidencia que los mismos no participaron en los hechos que fueron puestos a su cargo en el año 1975, ni como autores ni como cómplices.

CONSIDERANDO: Que la doctrina jurídica ha entendido el concepto de INDICIO como todo hecho o circunstancia que pueda llevar al descubrimiento de la verdad, clasificándolos en tipos diferentes, entre los que podemos mencionar los indicios de presencia u oportunidad física, de participación en el crimen, de capacidad, de motivos, de actitud sospechosa o mala justificación (Gorphe, Francois. “La Apreciación Judicial de las Pruebas”, Ediciones La Ley, Buenos Aires, 1967, pág., 261-366).

CONSIDERANDO: Que en este sentido y en relación con los acusados, el estudio de las piezas que conforman el expediente reflejan indicios de presencia u oportunidad física, cuando se ha determinado que una gran parte de ellos se encontraban en el lugar del crimen en el momento del hecho, sin razón plausible para ello; indicios de participación, deducidos de las declaraciones y revelaciones de los inculpados, así como del clamor del rumor público; indicios de capacidad, extraídos de la compatibilidad de la moralidad y fama pública de los inculpados con el hecho cometido; e indicios mala justificación, cuando los mismos han observado actitudes sospechosas de remordimiento, amenazas, depresión, contradicciones, admisiones y hasta confesiones.

CONSIDERANDO: Que de las declaraciones de los informantes e inculpados, así como del análisis de las piezas que han sido obtenidas durante el transcurso de la sumaria se han podido determinar las circunstancias siguientes:
Que el nombrado LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY falleció en fecha 17 de abril del año 1975 a consecuencia de dos heridas de bala que le fueron producidas mientras se encontraba en la Calle José Contreras de esta ciudad. Que los nombrados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART Y LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS en una u otra medida han confesado, por ante este Juzgado y en investigación policial hecha en los meses de octubre de noviembre de 1975 (autenticadas por pruebas criminalísticas de laboratorio), su participación, y la participación del prófugo MARIANO DURAN, en los hechos de ubicación, seguimiento y agresión que culminaron con el asesinato del periodista ORLANDO MARTINEZ HOWLEY, validando con ello la veracidad de las pesquisas e indagatorias efectuadas por este Juzgado de Instrucción durante el desarrollo de la sumaria e involucrando, además, al nombrado SALVADOR LLUBERES MONTÁS, como responsable de ordenar personalmente lo que los demás acusados han llamado “el servicio”. Que los indicios que implicarían otras personas como coautores intelectuales no han presentado concordancias suficientes, al momento de la culminación de la sumaria, quedando a opción del Ministerio Público la solicitud de una Instrucción Suplementaria si posteriormente surgiesen indicios jurídicamente suficientes para ello.

CONSIDERANDO: Que durante la realización de la sumaria y por la apreciación de los indicios recabados se desprende la comprobable hipótesis de que la muerte del periodista LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY estuvo precedida de asechanza, por lo que resulta procedente enviar a juicio a los acusados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, SALVADOR LLUBERES MONTAS y MARIANO DURAN (prófugo), acusados de asesinato.

CONSIDERANDO: Que, del mismo modo, la determinación de indicios del aspecto sicológico de la premeditación pueden inferirse de las circunstancias materiales de la asechanza, y en este sentido la jurisprudencia dominicana ha venido reconociendo, a partir de una sentencia dictada por la Corte de Apelación de Santo Domingo antes de que se crease la Suprema Corte de Justicia, que “la premeditación en el homicidio voluntario no debe admitirse sino cuando resulte de un modo claro y preciso de las circunstancias intencionales del mismo crimen”, (sentencia de julio 1909, B.J. 13, página No. 3).

CONSIDERANDO: Que de las distintas piezas que obran en el expediente se desprenden indicios que relacionaron a los nombrados Sargento Paracaidista EULOGIO CORDERO GERMAN y Capitán Paracaidista JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN con la planificación y preparación de crimen y/o la ubicación de la víctima.

CONSIDERANDO: Que se ha determinado, durante el transcurso de la investigación que los nombrados EULOGIO CORDERO GERMAN y Capitán Paracaidista JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN fallecieron con posterioridad a la perpetración del hecho, por lo que, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 2 del Código de Procedimiento Criminal, el cual establece que “la acción pública para la aplicación de la pena se extingue con la muerte del procesado”, procede declarar EXTINGUIDAS las persecuciones en relación con los nombrados EULOGIO CORDERO GERMAN y JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN.

CONSIDERANDO: Que en el mismo sentido, también, los hechos establecidos durante la realización de la sumaria configuran a cargo de los acusados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, SALVADOR LLUBERES MONTAS, Y MARIANO DURAN (prófugo), serios indicios de culpabilidad de los crímenes de complicidad, asociación de malhechores, homicidio voluntario precedido de premeditación y asechanza (asesinato), y de porte ilegal de armas de fuego.

CONSIDERANDO: Que autores de la talla de LUIS JIMEMEZ DE ASÚA (“La ley y el delito”, págs. 406-410) han afirmado, junto a la mayoría de la doctrina, que deben ser tratados como presuntos responsables tanto aquellos que han cometido un delito obedeciendo un mandato, como aquellos que han ordenado tal actuación, cuando el contenido de la orden impartida es evidentemente dañosa e ilícita. Por lo que corresponderá al Juez que conozca del fondo del proceso, determinar el grado de responsabilidad atribuible a cada uno de los perpetradores materiales y de aquellos que impartieron las órdenes ilícitas, al amparo y abuso de jerarquías y obediencias debidas, que culminaron con el asesinato del nombrado LUIS ORLANDO MARTINEZ HOWLEY.

CONSIDERANDO: Que, aunque la carga indiciaria señala a los acusados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, y MARIANO DURAN (prófugo), como autores materiales de los hechos, tal responsabilidad debe ser igualmente compartida por todas aquellas personas, civiles, militares y funcionarios públicos, que en el ejercicio de sus funciones idearon, autorizaron o dieron instrucción, adquirieron el conocimiento o mediante maquinaciones o tramas culpables provocaron la acción o participaron en su planificación, facilitaron los medios de ejecución o su realización, asistieron u ocultaron a los responsables, y contra quienes aún no ha sido posible determinar con suficiencia su vinculación con este proceso, correspondiendo al Ministerio Público la atribución de pedir suplementariamente la continuación de investigaciones que determinen nuevas responsabilidades, si surgiesen otros elementos, piezas o testimonios en este sentido.

CONSIDERANDO: Del mismo modo, que aunque del resultado de las investigaciones llevadas a cabo, se ha demostrado que los responsables materiales JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, MARIANO DURAN (prófugo) y EULOGIO CORDERO GERMAN (fallecido) estuvieron detenidos por la autoridades policiales durante el tiempo en el cual fueron interrogados (octubre-noviembre de 1975), éstos fueron puestos en libertad, con la posible connivencia de autoridades civiles, militares o judiciales, como parte de las distorsiones que el proceso investigativo sufrió durante años, en las que fue fabricado un testigo que incriminaba personas inocentes y afectaba reputaciones ajenas al hecho (utilizando para ello el falso testimonio, estimulado por promesas y dádivas, del nombrado FELIX MANUEL VARGAS TAVERAS, (A) PAPIRUCHO), la elaboración de falsas pistas para que un expediente pudiera ser enviado a los tribunales, el manejo de falsas coartadas (en favor del acusado JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO), y otras posibles manipulaciones; desprendiéndose con ello potenciales violaciones a los artículos 248, del Código Penal y 1 y 2 de la Orden Ejecutiva No. 202 del 28-8-1918, que castigan el ocultamiento, el perjurio y la complicidad del perjurio. Corresponde al Ministerio Público la atribución de pedir suplementariamente la continuación de indagatorias que determinen nuevas responsabilidades, si durante el transcurso del juicio oral, público y contradictorio que intervenga, surgiesen otras concordancias, elementos, piezas o testimonios que así lo justifiquen.

“POR TANTO”

VISTOS: Los artículos 6, 59, 60, 265, 266, 267, 295, 296, 297, 298, 302 y 304 del Código Penal de la República Dominicana.

VISTOS: Los artículos 39 y 40 de la Ley No. 36 del año 1965 sobre Porte y Tenencia de Armas.
VISTOS: Los artículos 128 y 133 del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana.

RESUELVE

DECLARAR, como al efecto declara, la FUSION de los expedientes números 74-75, 81-75 y 75-95, para ser decididos conjuntamente en el presente Auto Decisorio.

DECLARAR, como al efecto declara, la extinción de las persecuciones penales en relación con los nombrados EULOGIO CORDERO GERMAN y JESUS MARIA SANCHEZ GUZMAN, por haber fallecido antes de la culminación de la sumaria.

DECLARAR, como al efecto declara, que no existen indicios de culpabilidad para enviar por ante el tribunal criminal a los nombrados PANCRACIO MELVIN MAÑON ROSSI, RAFAEL ANTONIO LUNA Y DIOMEDES SILVESTRE MERCEDES, acusados, en fechas 8 y 10 de abril y 14 de agosto del año 1975, de violar los artículos 295, 296, 297 y 304 del Código Penal de la República Dominicana, por lo que NO HA LUGAR a la persecución criminal intentada en su contra.

DECLARAR, como al efecto declara, que existen indicios de culpabilidad suficientes, precisos, graves y concordantes para enviar por ante el tribunal criminal a los nombrados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, SALVADOR LLUBERES MONTÁS, Y MARIANO DURAN (prófugo), acusados de violar los artículos 59, 60, 265, 266, 267, 295, 296, 297, 298, 302, 304 del Código Penal de la República Dominicana y los artículos 39 y 40 de la Ley No. 36 del año 1965 sobre Porte y Tenencia de Armas.

MANDA Y ORDENA

PRIMERO: Que los procesados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, SALVADOR LLUBERES MONTÁS Y MARIANO DURAN (prófugo), sean enviados por ante el tribunal criminal, para que allí se les juzgue con arreglo a la ley por los cargos precitados.

SEGUNDO: El mantenimiento en prisión de los procesados JOSE ISIDORO MARTINEZ GONZALEZ, JOAQUIN ANTONIO POU CASTRO, RAFAEL ALFREDO LLUBERES RICART, LUIS EMILIO DE LA ROSA BERAS, SALVADOR LLUBERES MONTÁS.
TERCERO: Que el presente AUTO DE FUSIÓN, NO HA LUGAR Y ENVIO (O PROVIDENCIA CALIFICATIVA) sea notificado por Secretaría al Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional, así como a los procesados, en el plazo prescrito por la ley de la materia, tal y como lo establece los artículos 128 y 135 (mod.) del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana.

CUARTO: Que un estado de los papeles y documentos que obran como elementos de convicción en los procesos números 74-75, 81-75, y 75-95, así como las actas y constancias de pesquisas de las cosas juzgadas útiles para la manifestación de la verdad con arreglo a lo establecido en el artículo 87 del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana, sean enviados por ante el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional para los fines de ley correspondientes, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 133 (modificado) del Código de Procedimiento Criminal de la República Dominicana.

QUINTO: Que vencidos los plazos de apelación establecidos por el artículo 135 (modificado) del Código de Procedimiento Criminal, los expedientes sean pasados al Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional para los fines legales correspondientes.

DADO en el despacho del Magistrado Juez de Instrucción de la Cuarta Circunscripción, sito en uno de los apartamentos de la segunda planta del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, al los 4 días del mes de abril del año mil novecientos noventa y siete (1997)

LIC. JUAN MIGUEL CASTILLO PANTALEON
JUEZ DE INSTRUCCIÓN
LIC. JOAQUIN ZAPATA MARTINEZ
Secretario


PALABRAS DE LA AUTORA, PROLOGO, OPINIONES SOBRE ORLANDOPRIMERA PARTE, SEGUNDA PARTE, TERCERA PARTE, COLOFON, APENDICES
Regresar a la portada
Escribir a la Autora